¿Por qué debo estudiar música con un profesor?

Por: Mariana Romero

Todos tenemos un amigo que aprendió algún instrumento por su cuenta, nos mostraba sus avances semanales y su nuevo repertorio, invitándonos a unirnos y participar. En ese momento nos preguntamos ¿Podremos aprender música de manera empírica o necesitaremos un docente? Para poder tomar la decisión, debemos comprender las funciones de un docente profesional.

Un docente o profesor del instrumento de nuestra preferencia podrá vigilar y ser crítico en nuestro desarrollo técnico e interpretativo, pues podrá evaluar constantemente cómo vamos evolucionando y ajustar de esa forma ejercicios y actividades que se adapten más a nuestras necesidades.

Cuando estudiamos por nuestra cuenta alguna disciplina sin generar feedback con un tutor, corremos el riesgo de aprender con errores que pueden afectar nuestra destreza, e inclusive podemos generar lesiones físicas en algunos casos. Si no tenemos conocimientos previos, el avance inicial será más complejo y quizás frustrante si no conseguimos los resultados esperados.

Un docente de música no sólo nos va a enseñar sobre nuestro instrumento, también nos enseñará lenguaje musical, qué función cumple nuestro instrumento en un ensamble, cómo estudiar de manera más efectiva, cómo escoger un repertorio apto para nuestro nivel, cómo debemos realizar ejercicios de calentamiento, entrenamiento y flexibilidad para adquirir más destreza y evitar lesiones; también nos podrá enseñar cómo convertir la música en un estilo de vida.

A diferencia de otras disciplinas, la música se desarrolla en una delgada línea entre el arte y la ciencia, pues está sujeta a leyes de física como lo son el tiempo, la acústica y la frecuencia del sonido; como también está sujeta a la interpretación, el gusto y patrones estéticos de distintas épocas. Siendo entonces la música una disciplina tan compleja, ¿cómo es posible que algunas personas logran aprender un instrumento sin un tutor?

Algunas personas son ávidas para aprender y tener facilidad para realizar algunas actividades, en contados casos los intérpretes empíricos logran desarrollar habilidades sorprendentes. Sin embargo, en la mayoría de los casos el aprendizaje es limitado por la falta de guía y comprensión del lenguaje. A pesar de existir hoy en día múltiples herramientas que pueden mostrarnos el camino del aprendizaje, sigue siendo necesario un tutor personal para encontrar el verdadero avance en el instrumento.

La decisión de tomar clases de música, ya sea por hobbie o por querer ejercer una carrera profesional, nos permitirá tener un avance técnico e interpretativo avanzado, dado que el docente estará siempre atento a nuestro desarrollo, pero sobretodo, a evitar realizar posiciones incorrectas que nos impidan tener destreza y flexibilidad.

Además, para las personas que tienen conocimientos previos puede ser una experiencia de crecimiento importante, pues el docente canalizará lo aprendido empíricamente por el estudiante y nivelará su desarrollo técnico para facilitarle un mejor avance en su instrumento.

Tener un docente de música no significa un aprendizaje estricto y alejarnos de los géneros y canciones que nos gustan, siempre podemos conseguir un docente que se adapte a nuestras necesidades dentro de la disciplina y la motivación al logro.

Incluso un docente de música puede guiarnos a escoger un instrumento y el camino que debemos tomar para aprender música en el caso de no haberlo escogido previamente. Por supuesto también tendrá los conocimientos suficientes para darnos las herramientas para cada vez ser más independientes, saber cómo generar nuevas curiosidades en torno a la música y lograr la facilidad técnica que nos permita en un futuro aprender nuevo repertorio por nuestra cuenta.

Todo docente tiene como principal función enseñarnos a estudiar de manera efectiva, lo cual no solo nos funcionará en el ramo musical sino en cualquier disciplina.

En definitiva, las ventajas de tomar clases de una disciplina tan compleja nos dará ventajas y conocimientos invaluables, aprenderemos efectivamente, además de permitirnos poder desarrollar en el ámbito profesional tan hermosa disciplina.

¿Qué esperas para tomar clases de música en nuestra academia Resonancias?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *