¿Pueden las clases de música contribuir a mejorar el desempeño escolar de tu hijo o el tuyo propio?

¿Te resulta familiar la preocupación por el desempeño escolar de alguien cercano a ti, o del tuyo en el caso de que seas estudiante? ¿Crees que tomar clases de música puede ayudar en el mejoramiento del mismo? Te invitamos a reflexionar sobre algunas ideas que exponemos a continuación.

clases de piano

El desempeño escolar, que infortunadamente se ha reducido en muchos casos a la asignación de una nota, una calificación numérica que clasifica como buenos o malos a los estudiantes, más que ser un fin en sí mismo debería verse como un indicador del aprendizaje integral (es decir el que considera al ser humano en sus dimensiones cognitiva, emocional, social, espiritual, etc.) de las personas y de las necesidades específicas de los estudiantes para avanzar en su proceso educativo.

En la medida en que los niños, niñas y personas en general van alcanzando diferentes niveles de desarrollo y adquiriendo confianza en sí mismos y en sus capacidades, esto se refleja notoriamente en su desempeño no solo escolar sino profesional en el caso de los adultos, así como en su relación con otros seres humanos y con su entorno. En este sentido la música y el aprendizaje musical puede aportar grandes beneficios tanto cognitivos como emocionales e incluso sociales. Para resumirte algunos de ellos podemos mencionar:

  • Adquisición de hábitos y disciplina
    Motivación y aumento de la autoestima.
  • Modificaciones en el cerebro que favorecen: la memoria, la motricidad, la sensibilidad auditiva, la adquisición de diferentes conocimientos, el desarrollo del lenguaje y el aprendizaje de otros idiomas, el aprendizaje matemático, entre otros.
  • Inteligencia espacial.
  • Capacidad de atención
    Trabajo individual y en equipo, cooperación, colaboración, empatía.
  • Creatividad.
  • Autorregulación y manejo de emociones, manejo de la frustración y resolución de problemas.

La educación en sentido amplio debe buscar el desarrollo de capacidades y habilidades, la adquisición de herramientas para la resolución de problemas y la vida social en democracia. De igual importancia es fortalecer la educación emocional de las personas, bien sea en el hogar, en la escuela o en los diferentes escenarios donde se desarrolla la vida, apuntar a mantener una autoestima sana, una motivación adecuada y un buen manejo de la frustración, las dificultades y los obstáculos. Los seres humanos necesitamos integrar todas estas dimensiones que nos permitan vivir de la mejor manera posible, conseguir metas, sueños y sentirnos dignos de felicidad y realización. Pero ¿cómo puede aportar el aprendizaje musical en todo esto?

Lo primero que debemos considerar es que las personas aprendemos a través de nuestro cuerpo, esto parece obvio pero muchas veces olvidamos que tenemos un cuerpo y una mente que debemos cuidar y cultivar. El primer órgano que vamos a considerar por ser tal vez el más importante, aunque no el único, es el cerebro. Gracias a nuestro cerebro podemos realizar las múltiples actividades a lo largo de nuestras vidas, a través de él se dan las ordenes que le permiten a todo nuestro organismo sobrevivir, aprender, evolucionar, comunicar y crear. Un adecuado estímulo de nuestro cerebro permitirá desarrollar infinidad de talentos y abrir infinitas posibilidades en nuestras vidas o simplemente disfrutar de una existencia más plena.

Diferentes estudios en neurociencia y neuroeducación señalan que el cerebro de quienes realizan una práctica musical repetidamente se va modificando, es decir que cambia físicamente generando mejores conexiones, mayor callosidad en áreas específicas y una mejor comunicación entre los hemisferios izquierdo y derecho. Estas modificaciones en el cerebro producen un efecto positivo en la adquisición y mejora de diferentes habilidades y capacidades que se pueden utilizar para cualquier proceso cognitivo y para la vida en general.

El cerebro humano es capaz de almacenar una cantidad infinita de conocimiento, no hay límite para la memoria a largo plazo, tampoco hay un límite de edad, lo que varía es la velocidad a la que adquirimos el aprendizaje, es por ello que en los niños es mucho más rápido este proceso, pero esto no quiere decir que los adultos no puedan lograrlo con suficiente tiempo y entrenamiento.

Una persona que adquiere un aprendizaje musical continuado en el tiempo, bien sea aprendiendo un instrumento o entrenando su voz en el canto, desarrolla progresivamente actividades complejas en su cerebro y en su cuerpo que requieren suficiente práctica para integrar los sentidos, la motricidad, la memoria, el aprendizaje y las funciones ejecutivas (es decir aquellas capacidades que necesitamos para adquirir la autorregulación de nuestra conducta, realizar planes orientados a metas, tomar decisiones, regular nuestras emociones y manejar la frustración).

El aprendizaje musical tiene un alto requerimiento cognitivo y es por ello que se fortalecen habilidades sensoriomotoras (es decir las que tienen que ver con la coordinación, el movimiento y la percepción del cuerpo en el espacio) generando modificaciones en el sistema nervioso más conocidas como “plasticidad cerebral y neuronal”. Como sugeríamos anteriormente esta plasticidad es mayor y más rápida a temprana edad, pero sigue existiendo en los adultos contrario a lo que se pensaba hace muchos años. También se fortalece la memoria teniendo en cuenta la necesidad de repetición y la conexión constante entre el aprendizaje previo y el que se va logrando con la práctica.

De otra parte, como es de esperar, el aprendizaje musical aumenta la sensibilidad auditiva en los niños, así como sus habilidades verbales, de hecho, favorece el aprendizaje de una segunda lengua, esto último puede deberse entre otras cosas a que la música al igual que el lenguaje tiene unas reglas y unos símbolos ordenados jerárquicamente, es decir una gramática musical.

Otro aspecto de suma importancia es el Ritmo, el cual es fundamental en la actividad musical. Para que una persona pueda sincronizarse con el ritmo requiere involucrar varias regiones cerebrales: auditivas, motoras y prefrontales, requiere una fina precisión del sistema auditivo. Además, el ritmo está asociado al movimiento, es por ello que los movimientos corporales se acoplan con la música y se sincronizan en actividades como aplaudir, bailar, tocar un instrumento, y la capacidad de seguir secuencias visuales o auditivas pueden ser mejoradas con el aprendizaje musical.

Al parecer a los niños y niñas que tienen dificultades con la lectura también presentan dificultad para sincronizarse con el ritmo, por tanto, al estimular al estudiante a través del ritmo pueden mejorar sus procesos de lectura y escritura. Recordemos que la lengua tiene un ritmo y una tonalidad, algo que se estimula frecuentemente desde que somos bebés cuando las madres u otros parientes les hablan en tonos altos o les cantan canciones de cuna.

Para finalizar no podemos dejar de lado la importancia que tiene el aprendizaje musical en la construcción de comunidad, de respeto hacia otras personas, de colaboración, construcción colectiva y empatía. En general, un ambiente que favorece el aprendizaje artístico debe estructurarse como un espacio seguro, que valore el proceso de cada persona, que estimule y promueva la cooperación, la socialización y el desarrollo de potencialidades individuales y grupales. Este es el espacio que hemos construido y queremos seguir mejorando en la Escuela Musical Resonancias, por ello te invitamos a que hagas parte de nuestras clases musicales.

Sabemos que los temas mencionados en este artículo son amplios y hay mucho material para profundizar. Indagar por ejemplo en el funcionamiento de nuestro cerebro y en la forma cómo aprendemos y desarrollamos nuestras diferentes dimensiones humanas puede ser apasionante, si te interesa conocer más sobre este tema te recomendamos las siguientes fuentes bibliográficas. Si conoces otras o quieres darnos alguna opinión o sugerencia ¡por favor déjanos saberlo en los comentarios!

REFERENCIAS

Efectos de la música sobre las funciones cognitivas. https://www.redalyc.org/pdf/3720/372050405008.pdf

Estimulación del ritmo como propuesta para mejorar los procesos de lectura y escritura en niños y niñas de 6 años de edad de la Escuela Oficial de Párvulos 14 de enero de 2014. http://www.repositorio.usac.edu.gt/6608/

Grinspun Siguelnitzky, N. ., & Poblete Lagos, C. (2018). Aprendizaje musical y funciones cognitivas: Perspectivas desde la Neurociencia y la Cognición Corporizada. Neuma (Talca), 2, 114–131. Recuperado a partir de https://neuma.utalca.cl/index.php/neuma/article/view/37

La música es un fenómeno universal https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/es-musica-fenomeno-universal_14977

Música, cerebro y hormonas, una relación muy estrecha https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/musica-cerebro-y-hormonas-relacion-muy-estrecha_14069

Videos en Youtube:
TedX Talks. (9 de marzo 2018) LA MÚSICA COMO ASIGNATURA TRONCAL. https://www.youtube.com/watch?v=alAgz6oIzdc

CuriosaMente (9 de octubre de 2016) ¿Qué es la música en realidad? – CuriosaMente 43 https://www.youtube.com/watch?v=hM6DYAf6kl0

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola! ¿en qué puedo ayudarte?